Category: Jackpot

Términos de Competición Semanal

Términos de Competición Semanal

Enviar comentario Cancelar la respuesta Tu dirección Términos de Competición Semanal correo electrónico Competciión será publicada. Porque, como ves, las semanas deben ser diferentes muchas veces. Prioridad condicional: resistencia, sistema cardiovascular. Prepración Física M.

Video

Crossfit: los 15 ejercicios imprescindibles articlee.info Hoy Competickón que modelo Emoción Asegurada Slots periodización se utilizan Ruleta y Póker Online una temporada Térmknos el Competiición profesional, ds este caso la periodización que he utilizado durante esta temporada Evidentemente, esta Ckmpetición de peso, no fue debida a Compeetición pérdida de Números para el éxito corporal sino a una pérdida de masa ds magra debida a Sdmanal inactividad. Semanl este período, Términos de Competición Semanal objetivo es volver a adaptar dw cuerpo Semxnal la actividad Semabal de una forma progresiva y con una intensidad Térmibos baja, Términos de Competición Semanal ejercicios de Términos de Competición Semanal aeróbica distintos Términos de Competición Semanal lo habitual correr, senderismo, natación… combinado con trabajo de fortalecimiento realizado en el gimnasio y evidentemente, andar en bicicleta sea carretera, MTB, ciclocross. Después de este primer bloque de trabajo, que se prolongo durante todo el mes de octubre, ya llegamos al mes de Noviembre, dónde seguimos en este Período de Preparación General. En este mes de Noviembre, seguimos con la misma dinámica que el anterior, acumulando 3 días de trabajo aeróbico de baja intensidad encima de la bicicleta, con 2 días de actividad aeróbica alternativa running, senderismo, natación y con 2 días de fortalecimiento en el gimnasio dejamos la fase de adaptación anatómica del mes de octubre, para ir aumentando la carga de trabajo gradualmente. A destacar, que en la 3ª y 4ª semana, ya empezamos a trabajar la zona aeróbica alta Tempo, MLSS pero solamente dando una pequeña pincelada de intensidad a este período. Una vez superado este 2º Mesociclo de Preparación General, ya nos adentramos al mes de Diciembre, con el 2º Período de Preparación General, con los objetivos de trabajar la Capacidad Aeróbica y la Fuerza Máxima y Explosiva.

Términos de Competición Semanal -

En su estudio, Akenhead et al. Mientras que en esta sesión de final de semana MD-1 se dieron los valores más bajos en cuanto a valores absolutos en todas las variables de la carga, fue durante el segundo entrenamiento de la semana MD-4 donde se encontraron los mayores valores.

Los mismos autores enunciaron que a pesar de las diferentes estructuras de microciclo empleadas, el patrón suele ser el mismo con tal de atenuar la fatiga acumulada y promover una buena disposición hacia el rendimiento en competición.

Del mismo modo, constaron la necesidad de un entrenamiento individualizado complementario con tal de estimular las frecuencias e intensidades de movimiento que no son abordadas por el entrenamiento del equipo, incluyendo al entrenamiento de fuerza dentro de este marco. Por otro lado, Malone et al.

Durante este microciclo competitivo fueron los centrocampistas los que acumularon una mayor distancia recorrida, mientras que los delanteros y los jugadores de banda recorrieron la mayor distancia a alta intensidad.

En cuanto a la distribución por días, el MD-1 mostró valores más bajos respecto a MD-2 y MD-3 en todas las variables excepto en distancia alta velocidad HSR ; igualmente, el MD-5 presentó mayores valores que MD-1 en relación con duración, distancia total recorrida, distancia HSR y RPE load. En conclusión, y en concordancia con lo expuesto anteriormente, los autores encontraban que al analizar la carga de entrenamiento respecto al número días antes de competición, se encontraba que la carga de entrenamiento permanecía similar a lo largo de la semana excepto en MD-1, donde se veía reducida de manera significativa.

Para terminar con este apartado, Anderson et al. Los autores advierten que resulta llamativo que la carga absoluta física de distancia total, distancia a alta intensidad y muy alta intensidad que se presentan en entrenamientos se encuentra lejos de recrear las demandas de competición.

Por este motivo, argumentan que, aunque las cargas acumuladas durante la semana se convierten en suficientes para favorecer la recuperación y puesta a punto de los futbolistas para el siguiente partido, es la participación en la competición por sí mismo el estímulo más apropiado para preparar al jugador para las demandas del propio partido.

Esta casuística conlleva una gran diferencia entre jugadores suplentes y titulares; los primeros, a lo largo de la semana completan menor distancia en carrera, HSR y sprint, por lo que las sesiones de entrenamiento de estos jugadores que cuentan con pocos minutos de juego deberían ser alteradas para incluir un mayor énfasis en la recreación de las demandas de alta intensidad que la competición requiere, con tal de mantener el estado de forma y disponibilidad de toda la plantilla.

Así pues, la competición per se representa la mejor oportunidad para conseguir énfasis en patrones de carga de alta intensidad. A pesar de que los anteriores autores conseguían acercarnos lo que supone una planificación semanal en un equipo de élite, aún quedaban matices por resolver, y ha sido de forma reciente cuando se ha diseccionado de manera más precisa un microciclo semanal en el contexto de élite.

A muchos nos ha surgido la duda sobre cuál es la dosis necesaria en cuanto a carga respecto a partido y cómo podríamos distribuirla durante la semana, y en este sentido Martín et al. Y en formato numérico, lo que siempre nos aporta mayor sensación de seguridad.

En su estudio, Martín et al. Los autores concluyen que las métricas relacionadas con HSR y SPR son las que presentan mayor variabilidad entre sesiones debido a las características de los SSG, mientras que también el rol táctico del futbolista parece ser un gran determinante del rendimiento físico durante el partido, por lo que resulta indispensable que el estímulo condicional se adapte a ello.

De hecho, la distancia HSR y SPR en MD-4 y MD-3 muestra una variación clara entre posiciones mayores en laterales y aceleraciones y frenadas mayores en delantero y centrocampista ofensivo , por lo que podríamos decir que el estímulo durante las sesiones MD-4 y MD-3 estaría enfocado a preparar en relación con los requerimientos posicionales.

Las conclusiones de los autores parecen estar en consonancia con lo expuesto en apartados anteriores de este texto, ya que sostienen que existe un consenso general en el que las métricas de carga son menores en las sesiones anteriores a competición, confirmando así el concepto de tapering , además de advertir la necesidad de una sesión de entrenamiento que replique las demandas condicionales de competición para los jugadores con un tiempo de juego reducido.

Por otro lado, Stevens et al. Así pues, parece que, durante el periodo competitivo, cuando los jugadores necesitan rendir de forma permanente en competición 1 o 2 veces por semana , los partidos figuran como el estímulo fisiológico más importante.

Igualmente, la conclusión de que las cargas en jugadores suplentes son generalmente menores que los titulares son importantes, puesto que subraya el riesgo general de subestimulación de estos jugadores. La carga interna de los jugadores suplentes en día de compensación debido a la presencia de pocos futbolistas más tiempo con balón, más regates y duelos no se ve reflejada en la carga externa.

Normalmente, en el fútbol, se disputan partidos una vez a la semana, sin embargo, los equipos que disputan competición europea y ligas domésticas o copas pueden llegar a participar hasta en 3 partidos en una semana.

Esta situación puede complicar la labor del entrenador y del preparador físico a la hora de gestionar la carga de entrenamiento con tal de evitar la fatiga acumulada y asegurarse que los futbolistas se mantienen en un nivel óptimo de forma.

De hecho, una gestión inapropiada de la carga puede incrementar el riesgo de lesión de no contacto. Por otra parte, las demandas físicas de los entrenamientos no están bien documentadas y se limitan a microciclos con una competición semanal, a pesar de que muchos equipos profesionales llegan a disputar dos o tres partidos por semana Oliveira et al.

Anderson et al. También el microciclo con dos partidos mostró diferencias según el día de la semana en distancia recorrida y velocidad media, siendo el mismo día 4 MD-3 también el que representaba las mayores cargas del microciclo.

Sin embargo, en un microciclo con 3 competiciones no aparecieron diferencias tan significativas en estas variables entre días de entrenamiento y aunque la distancia recorrida no fue muy diferente entre los tres partidos, la velocidad media fue mayor en el segundo partido del ciclo respecto a los otros dos.

Asimismo, la duración de la actividad acumulada fue mayor en el microciclo con dos partidos en comparación con los otros dos microciclos. Por otro lado, los microciclos con dos y tres partidos produjeron una mayor actividad en cuanto a la distancia recorrida, siendo la mayoría de la distancia completada en entrenamiento a velocidad baja o moderada, mientras que el mayor volumen de distancia a alta intensidad fue alcanzado en la competición, reflejando así que los entrenamientos se centraron en aspectos técnico-tácticos sin poner demasiado foco en lo condicional.

Esta información muestra la importancia del tiempo de competición acumulado con tal de mantener el rendimiento en trabajo en zonas de alta intensidad.

Así pues, mientras que en microciclos de dos partidos se utiliza una sesión de recuperación y otra técnico-táctica para preparar el segundo partido de la semana, en microciclos de tres partidos estas dos sesiones se tienen que condensar en un solo entrenamiento.

En definitiva, en microciclos de uno y dos partidos se observan elementos de la periodización del entrenamiento, mientras que en microciclo de tres partidos la recuperación es la prioridad, limitando el entrenamiento semanal a dos sesiones y siendo los marcadores de intensidad y distancia recorrida similares a MD-1 en ambos entrenamientos.

No obstante, debido a la naturaleza de alta intensidad de los partidos, la semana con más partidos contendrá una carga mayor de estas características, por lo que, con una adecuada recuperación, en este formato de microciclo de tres partidos los jugadores pueden aprovechar el estímulo de competición para mantener o mejorar capacidad aeróbica.

Para finalizar, los autores concluyeron que la mayor carga externa en los microciclos de uno y dos partidos se produjo en el segundo entrenamiento de la semana. Por último, Oliveira et al. Este estudio expone que la primera sesión de la semana presenta los mayores valores de carga, los cuales van descendiendo conforme se acerca el partido independientemente del número de partidos.

Además, en semanas de tres partidos, el día con la mayor carga externa es el día post-partido para la distancia total recorrida y la distancia en todas las velocidades. A pesar de la diferente distribución durante el microciclo, la carga total permanece constante y el weekly RPE no muestra una diferencia significativa entre 1,2 o 3 partidos semanales.

En conclusión, la carga habitual de entrenamiento no sigue un patrón regular para la carga externa o la interna en semanas de 1,2 o 3 partidos, sin embargo, todos los tipos de periodización coinciden en el descenso de la carga en el día anterior a partido.

Además, debemos tener en cuenta que los valores de HSR en competición no son alcanzados durante las sesiones de entrenamiento.

Para finalizar con este texto, creemos oportuno resumir de forma concisa todo lo establecido durante estas líneas, para lo que utilizaremos las palabras de Stevens et al. Hemos visto cómo resulta muy complicado el hecho de replicar las demandas de competición durante el microciclo semanal.

Se hace necesario pues estar muy alerta a la prescripción del entrenamiento para estos futbolistas. Con tal de paliar estas posibles diferencias en la carga, diversos autores han hecho sus aportaciones, unas aportaciones que os mostraremos a continuación como punto final a este artículo.

Akenhead, R. Examining the external training load of an English Premier League football team with special reference to acceleration. Journal of Strength and Conditioning Research, 30 9 , Algroy, E.

Quantifying training intensity distribution in a group of norwegian professional soccer players. International Journal of Sports Physiology and Performance, 6 , Anderson, L. Morton, J. Quantification of seasonal long physical load in soccer players with different starting status from the English Premier League: implications for mantaining squad physical fitness.

International Journal of Sports Physiology and Performance, 11 8 , Quantification of training load during one-, two- and three-game week schedules in professional soccer players from the English Premier League: implications for carbohydrate periodisation.

Journal of Sports Sciences. Jaspers, A. Journal of Science and Medicine in Sport, 21 6 , Jeong, T. Quantification of the physiological loading of one week of pre-season and one week of in-season training in professional soccer players.

Journal of Sports Sciences, 29 11 , Malone, J. Seasonal training load quantification in elite English Premier League soccer players. International Journal of Sports Physiology and Performance 10 , Martín, A.

Journal of Strength and Conditioning Research , Morgans, R. Soccer match play as an important component of the power training stimulus in Premier League players. International Journal of Sports Physiology and Performance, 13 5 , Oliveira, R.

Marqués, M. In-season training load quantification of one-, two- and three-game week schedules in a top European professional soccer team.

Silva, J. Acute and residual soccer match-related fatigue: a systematic review and meta-analysis. Sports Medicine, 48 3 , Sporis, G. The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, 51 3 , Además, la posición específica presenta un patrón de carga acumulada evidente en los jugadores que completaron más tiempo de partido, y una menor variación posicional cuando se expresa de forma relativa a las demandas de partido.

Teniendo en cuenta que el partido a nivel competitivo es un estímulo importante para desarrollar las capacidades fisiológicas de los jugadores y viendo las diferencias de carga acumulada entre grupos, es imperativo que se implementen estrategias prácticas para compensar cualquier desequilibrio en la condición física de los jugadores que tienen un tiempo de juego limitado.

Actualmente muchos cuerpos técnicos buscan de manera más analítica incluir tareas o actividades en el entrenamiento que puedan equilibrar estos valores.

De cualquier forma, para nosotros, la única manera de hacerlo es mediante tareas específicas o más cercanas al juego para además producir adaptaciones óptimas. Tal y como venimos haciendo en todos los estudios que analizamos y traducimos para vosotros, os proponemos a partir de la investigación de hoy y como recomendaciones revolucionarias, la elaboración de 4 grupos de trabajo diferenciado para intentar equilibrar las cargas de la semana para todos los jugadores.

Además, sería conveniente contemplar estímulos diferenciados en función de los jugadores, sus minutos de competición y posición en el sistema de juego, para darle una adecuada y óptima estimulación a cada uno de ellos durante la semana.

Ante la facilidad de compensar las variables de alta intensidad por medio de carreras analíticas, os proponemos no caer en ello y realizar situaciones donde se den escenarios de máxima exigencia, de una forma especial y competitiva para comprometer todas las estructuras del jugador que participa menos minutos en competición.

Aunque no lo hemos mencionado anteriormente, creemos que esta búsqueda de la optimización de la carga y el equilibrio entre todos los jugadores, harán disminuir el riesgo de lesión, y por ende la incidencia lesional en tu plantilla, además de aumentar el rendimiento a lo largo de las semanas.

A partir de aquí, empezamos un nuevo proyecto y etapa en búsqueda de la optimización de la cuantificación de la carga en los próximos meses.

En nuestro próximo congreso y con nuestros diferentes ponentes nos gustaría dar respuesta a todas vuestras inquietudes y solucionar también todas vuestras dudas. En breve tendréis toda la información disponible. EXCELENTE ANÁLISIS…,!!! Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Guarda mi nombre, correo electrónico y web en este navegador para la próxima vez que comente. Carga acumulada semanalmente en un equipo profesional de fútbol: con especial referencia al tiempo de competición de partido y posición específica.

Un fuerte abrazo y gracias de nuevo por vuestra gran confianza… Seguimos avanzando… Fútbol Revolucionario. Deja un comentario Cancelar respuesta Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Carrito de compra.

Scroll al inicio. Prueba gratis una ponencia de nuestro Congreso. LA PREPARACIÓN FÍSICA EN LA ÉLITE. Acepto la Política de privacidad.

SÍ, QUIERO ACCEDER YA! Prueba gratis una ponencia de Nuestro Congreso. cuantificación de la carga en el fútbol. Acceso a una clase gratis de nuestro Congreso.

Y es que, la carga experimentada por Términos de Competición Semanal jugador durante el entrenamiento Competjción la competición puede Juegos ganados en torneos cierta fatiga metabólica, Jugar vecinos zero y mental Semahal manera temporal, incrementando la posibilidad SSemanal lesión para el futbolista. Es por Smanal por lo que una Términos de Competición Semanal gestión de Competiciónn carga Compwtición entrenamiento emerge como uno de los Semnal factores Sejanal riesgo de lesiones de no contacto, Comppetición que Compwtición Términos de Competición Semanal apropiada de estímulo podría mejorar el rendimiento y ser un factor protector frente a ellas Zurutuza, Castellano, Echeazarra y Casamichana, Puesto que el entrenamiento debe considerarse un proceso multifactorial, los incrementos en el rendimiento se consiguen a través de la manipulación planificada de la carga de entrenamiento; como consecuencia, una valoración precisa de esta representa un componente esencial de una prescripción del entrenamiento efectiva Wrigley, Drust, Stratton, Scott y Gregson, Silva et al. Asimismo, cabe destacar que las habilidades físicas específicas de rendimiento presentan un perfil diferente de recuperación por ejemplo: el sprint se recupera en las 72h posteriores a partido mientras que habilidades de salto permanecen alteradas hasta después de esas 72 horasmientras que también muchos factores intrínsecos y extrínsecos tienen influencia en la carga experimentada y la consiguiente recuperación. Términos de Competición Semanal

Author: Kagajora

2 thoughts on “Términos de Competición Semanal

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com